Escrituras trans

«Poemas», de Rodrigo Arriagada-Zubieta

HOMO VIATOR

Hemos nacido tarde

para comenzar los viajes en primavera.

Ya nadie ora con los pies

pero a Toledo aún vienen

flotantes peregrinos en noches de invierno

para sentirse parte de la historia

avivados por una pasión oscura.

La tarde duerme apacible

anestesiada por las faldas

que se arrastran en los adoquines.

No les bastó con Venecia París y Roma

y tomarán el tren de las ocho

cuando la tarde atea y somnolienta

vuelca una taza de café

sobre los ruiseñores del convento.

Caminan desde el Zocodover

iluminados por vitrinas

que absorben a las damas elegantes

sonriendo inclinadas antes mazapanes

relojes y damasquinados.

Se asemejan a una raza automática del futuro

flotas de nómades ardientes

que se unen a ciegos guías de rutina

y contemplan con culpable devoción alguna virgen

como endemoniados que de día matan a las palomas.

Ninguna ciudad se les hace extraña

y ni siquiera titubean

ante la alargada frialdad del Greco

quizás porque han entendido

que de eso se trata el espíritu

y confirman lo que ya sabían—

eran ellos mismos

los que estaban muertos hace cientos de años

congelados en la luz azul de los maestros.

*

JAPONESA                        

Esta playa la he escogido no para vivir,

sino para soñar que no me encuentro en ella.

Asomo la cabeza a la ventana de mi hotel

 lleno de libros chilenos,

-de Lihn, de Kay, de Rojas-

y así no quedar tan huérfano de la tierra

por obra y eco de una lengua casi extinta,

como si sus viajeros no acabaran de navegar

mientras alguien confusamente los lee.

Siguen lejos, muy lejos, de la Isla de los Muertos

que Böcklin les hizo imaginar en sus ataúdes

con la esperanza de llegar a su infierno a la hora.

Lo que pudo ser sólo el olvido

es la aparición de un cuerpo en su lago,

                       la multiplicación del vacío en el poema

sus reencarnaciones que hojear distraído,

literariamente fraudulentas,

difuntos que hablan, en tono ausente,

                                                   mejor que los vivos.

Nada sabe de eso y de mi mirada

la japonesa más bella del siglo

que posa frente al mar de Sitges

con toda la luz del sol a su favor

bajo el foco fotográfico, celosamente de pie

en el que resplandece una y otra vez

la sustitución de su cuerpo

como si aquello le fuese a valer la eternidad:

pensar que su sonrisa no se extenderá

más allá de una orilla lejana del mundo

donde otro espíritu recita este poema

después

                ahora

arrancando aullidos de lo invisible,

escarbando en mi fantasma

como si este sitio realmente hubiese

                              existido.

Y ella también,

si no fuera por mí.

Rodrigo Arriagada-Zubieta (Viña del Mar, Chile, 1982) es un poeta, traductor y crítico literario chileno. Es Director de la colección Pippa Passes de la revista y editorial Buenos Aires Poetry (ARG), sello que ha publicado su trilogía conformada por los poemarios Extrañeza (2017), Hotel Sitges (2018) y Zubieta (2019). Sus poemas han sido traducidos al italiano y al inglés, y publicados en medios de Chile, Argentina, Venezuela, Colombia, Perú, México, Estados Unidos, Italia y España. Su obra ha sido antologada en Chile por la editorial Santiago Inédito bajo el título Una temporada en la cabeza (CL), 2020. Actualmente reside en Toledo, España, donde finaliza sus estudios doctorales en Letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s